TERMINA EN:

0

DD

0

HRS

0

MIN

0

SEG

¡Conoce las ofertas más HOT antes que nadie!

TERMINA EN:

0

DD

0

HRS

0

MIN

0

SEG

¡Conoce las ofertas más HOT antes que nadie!

10 consejos indispensables para rodar en lluvia

Tenemos que aceptarlo, si el día está soleado o hay una fuerte lluvia, no hay algo que nos detenga, pues nos encanta rodar.

Sin embargo, es muy importante que cuidemos nuestra seguridad, pues llegar a salvo a nuestro destino, es sinónimo de poder rodar al siguiente día.

Por eso en ITALIKA hemos preparado estos 10 consejos indispensables para tener una conducción segura en época de lluvias. Léelos con atención, llévalos a cabo y compártelos con otros pilotos.

1. Tráfico. En todas las ciudades ocurre lo mismo, en cuanto empiezan las primeras gotas de lluvia, el tránsito vehicular se vuelve más lento. La recomendación aquí es bajar también la velocidad y ser pacientes. Si conoces un camino que fluya mejor, aunque la distancia sea mayor, tómalo para que puedas tener un recorrido más seguro y rápido.

2. Frenado. Saber frenar con lluvia es muy importante y lo mejor que puedes hacer, es ser prudente y aplicar los frenos con suavidad. 

Si frenas bruscamente la llanta trasera, provocarás que ésta patine, haciéndote perder el control. A veces manteniendo bien el peso y la dirección, es posible evitar la caída, pero si tu frenado es brusco con la llanta delantera al punto de bloquearla y haciendo que pierda agarre, la caída será inminente.

Frena suavemente con ambas ruedas y mantén distancia suficiente, pues tardarás más en detenerte.

3. Inclinación en curva. Evita lo más que puedas inclinarte en una curva, pues esto hará perder adherencia a los neumáticos. Lo mejor que puedes hacer, es sacar el cuerpo hacia el interior de la curva para mantener la italika lo más recta posible. 

También manténla recta cuando pases sobre coladeras, líneas pintadas en el pavimento o cualquier otro obstáculo resbaladizo como arena, aceite y hojas mojadas; claro está que será aún mejor si evitas pasar sobre ellos.

4. Visibilidad. Prende tus luces y usa ropa de colores intensos o con reflejantes. Cuando llueve se reduce la visibilidad de los automovilistas, por lo que es importante que te hagas notar. Evita los puntos ciegos de otros conductores y no dudes en usar el claxon para indicar que estás cerca de ellos.

5. Luces. Aunque lo lógico sería tener las luces altas para que todos te vean mejor, esto puede ser contraproducente, pues con la cortina de agua frente a ti, el reflejo puede hacerte perder visibilidad. Todo depende de la intensidad de la lluvia, usa el sentido común y decide qué es lo que te conviene más en ese momento.

6. Ropa. Si ya sabes que hay altas probabilidades de lluvia, prevén y carga contigo un impermeable especial para piloto (chaqueta y pantalón). Recuerda que el frío resta capacidad de respuesta a tu cuerpo al conducir. Usa guantes sobre la chaqueta, botas por debajo del pantalón y por nada cubras tu calzado y manos con bolsas de plástico, eso podría provocar que tus manos  y pies resbalen de los controles o peró aún, las bolsas podrían atorarse en alguna parte del vehículo provocándote una caída.

7. Casco. Está claro que el casco cerrado es el más seguro de todos, pero si de lluvia se trata, se agrega el beneficio de que cubrirá toda tu cabeza del agua. Mantén abierta alguna ventilación del casco para evitar empañamiento del visor o utiliza algún líquido especial sobre él para que no se empañe; hay varias opciones en el mercado.

8. Llantas. Si se aproxima la época de lluvias y sabes que los neumáticos ya no tienen dibujo, no te arriesgues a rodar con ellos. Recuerda que el dibujo ayuda a desplazar el agua y a darle mayor agarre a las ruedas. De lo contrario fácilmente patinarás y correrás el riesgo de caer.

9. Obstáculos peligrosos. Pon tu atención al 100% y cuídate de hoyos, baches, coladeras destapadas, "arcoiris" (manchas de aceite), objetos en el camino y grava suelta. Todos ellos son peligrosos en clima normal, pero el riesgo aumenta en condiciones de lluvia por la falta de visibilidad y los encharcamientos que no te permiten detectarlos.

10. Conducción suave. La conclusión es simplemente tener prudencia, no dejarse llevar por la presión del tiempo ni la presión del clima, reconocer tus capacidades como piloto para no rebasarlas y tener una conducción suave.

Como verás, no es complicado seguir estos consejos y podrás disfrutar de andar sobre tu italika bajo la lluvia.

#seguridad #lluvia #consejos #rodar #conducir